Seleccionar página

En las ciudades consolidadas nos encontramos vacíos urbanos, esqueletos abandonados y edificios olvidados, que un día tuvieron su porqué pero que al intentar adaptarse a la vida moderna quedan en desuso por una falta de adaptación o la imposibilidad de gestión por parte de sus propietarios.

La parcela de Puerto de Canfranc es uno de ellos. Nos gustan los retos.

Se trata de una parcela triangular de 250m2 que alberga un edificio de 3 plantas construido en 1927. El edificio se asoma curioso desde la Calle Puerto de Canfranc a la Avenida de la Albufera, ofreciendo su única fachada a esta avenida que fue de las más importantes para la Villa de Vallecas pero también para la Villa de Madrid, ya que en su origen se constituyó como el acceso a la ciudad desde Castellón y Valencia. Una vía que ha mantenido su carácter de espina dorsal y comercial a lo largo de la historia del barrio.

Acostumbrados a trabajar en edificios históricos, nos gusta rehabilitar de forma integral intentando devolver el carácter y la presencia de antaño a esa vieja edificación, manteniendo los aspectos culturales e históricos y artísticos del edificio pero adecuándola a las necesidades y las prestaciones de un edifico de nueva construcción.

Trabajamos desde la Habitabilidad y el Confort buscando mejoras, en diversas dimensiones, al bienestar de los habitantes, desde una puesta en práctica amable con el usuario; prestando atención a aspectos estéticos y culturales del barrio en que se ubica la edificación; y siempre desde la perspectiva de la Ecoeficiencia para reducir los consumos y emisiones.

Respetamos la ciudad, el edificio y los usuarios pensando y trabajando de una forma Global desde la búsqueda de nuevos caminos para abordar nuevos problemas antes no detectados.

Donde las nuevas exigencias y una visión, también integral, de la funcionalidad permite resolver los problemas y adaptarnos a las necesidades reales de las personas que van a habitar nuestros edificios.